El amor

El amor es la mayor de las fuerzas que existe sobre la faz de la tierra es una de las mayores energías capaz de mover montañas de hacer cosas que para el ser humano serian imposibles el amor lo es todo. Es lo unico que existe en este mundo capaz de acabar con la maldad del mismo.

 

¿Qué es el Amor?

Matrimonio Perfecto

Dios como PADRE es SABIDURÍA. Dios como MADRE es AMOR.

Dios como Padre reside en el ojo de la Sabiduría. El ojo de la Sabiduría se halla situado en el entrecejo.

Dios como Amor se halla en el Templo-Corazón. Sabiduría y Amor son dos columnas torales de la Gran Logia Blanca.

Amar, cuán bello es amar. Solo las grandes Almas pueden y saben amar. El amor es ternura infinita… el amor es la vida que palpita en cada átomo como palpita en cada sol.

El amor no se puede definir porque es la Divina Madre del Mundo; es eso que adviene a nosotros cuando realmente estamos enamorados.

El amor se siente en lo hondo del corazón; es una vivencia deliciosa; es un fuego que consume, es vino divino, delirio del que lo bebe. Un simple pañuelito perfumado, una carta, una flor, promueven en el fondo del Alma tremendas inquietudes íntimas, éxtasis exóticos, voluptuosidad inefable.

Nadie ha podido jamás definir el amor; hay que vivenciarlo, hay que sentirlo. Solo los grandes enamorados saben realmente qué es eso que se llama amor.

El Matrimonio Perfecto es la unión de dos seres que verdaderamente saben amar.

Para que haya verdaderamente amor se necesita que el hombre y la mujer se adoren en todos los siete grandes planos cósmicos.

Para que haya amor se necesita que exista una verdadera comunión de Almas en las tres esferas de pensamiento, sentimiento y voluntad.

Cuando los dos seres vibran afines en sus pensamientos, sentimientos y voliciones, entonces el Matrimonio Perfecto se realiza en los siete planos de conciencia cósmica.

Existen personas que se hallan casadas en los planos físico y etérico, pero en el astral no lo están. Otras están casadas en los planos físico, etérico y astral, pero no lo están en el plano mental; cada cual piensa a su manera; la mujer tiene una religión y el hombre otra, no están de acuerdo en lo que piensan, etc., etc., etc.

Existen matrimonios afines en los mundos del pensamiento y del sentimiento, pero absolutamente opuestos en el mundo de la voluntad. Esos matrimonios chocan constantemente, no son felices.

El Matrimonio Perfecto debe efectuarse en los siete planos de conciencia cósmica. Existen matrimonios que no llegan ni siquiera hasta el plano astral; entonces no existe ni siquiera la atracción sexual; esos son verdaderos fracasos. Esa clase de matrimonios se fundamentan exclusivamente en la fórmula matrimonial.

Algunas personas están viviendo vida matrimonial en el plano físico con determinado cónyuge, y en el plano mental viven vida conyugal con otro cónyuge diferente. Rara vez encontramos en la vida un Matrimonio Perfecto. Para que haya amor, se necesita que haya afinidad de pensamientos, afinidad de sentimientos y voluntades.

Donde existe el cálculo aritmético, no hay amor. Desgraciadamente en la vida moderna el amor huele a cuenta de banco, a mercancías y a celuloide. En aquellos hogares donde sólo existen sumas y restas, no existe el amor. Cuando el amor sale del corazón, difícilmente regresa. El amor es un niño muy esquivo.

El matrimonio que se realiza sin amor únicamente sobre bases de interés económico o social es realmente un pecado contra el ESPÍRITU SANTO. Esa clase de matrimonios fracasa inevitablemente.

Los enamorados a menudo confunden al deseo con el amor, y lo peor del caso es que se casan creyéndose enamorados. Consumado el acto sexual, satisfecha la pasión carnal viene entonces el desencanto, queda la terrible realidad.

Los enamorados deben auto-analizarse a sí mismos antes de casarse para saber si realmente están enamorados. La pasión se confunde fácilmente con el amor. EL AMOR Y EL DESEO SON ABSOLUTAMENTE OPUESTOS.

Aquel que verdaderamente está enamorado es capaz de dar hasta la última gota de sangre por el ser adorado.

Examínate a ti mismo antes de casarte. ¿Te sientes capaz de dar hasta la última gota de sangre por el ser que adoras? ¿Serías capaz de dar tu vida para que el ser adorado viviese? Reflexiona y medita.

¿Existe verdadera afinidad de pensamientos, sentimientos y voluntades con el ser que tú adoras? Recuerda que si esa afinidad completa no existe, entonces tu matrimonio, en vez del cielo, será un verdadero infierno. No te dejes llevar del deseo. Matad no solamente el deseo, sino hasta la sombra misma del árbol tentador del deseo.

El amor comienza con un relámpago de simpatía deliciosa, se substancializa con la ternura infinita, y se sintetiza en suprema adoración.

Un Matrimonio Perfecto es la unión de dos seres que se adoran absolutamente. En el amor no existen proyectos ni cuentas de banco. Si tú estás haciendo proyectos y cálculos, es por que no estás enamorado. Reflexiona antes de dar el gran paso. ¿Realmente estás enamorado? Cuídate de la ilusión del deseo. Recuerda que la llama del deseo consume la vida, y queda entonces la tremenda realidad de la muerte.

Contempla los ojos del ser que adoras, piérdete entre la dicha de sus pupilas, pero si quieres ser feliz, no te dejes llevar del deseo.

No confundas hombre enamorado, el amor con la pasión. Auto-analízate profundamente. Es urgente saber si ella te pertenece en espíritu. Es necesario saber si sois completamente afín con ella en los tres mundos de pensamiento, sentimiento y voluntad.

El adulterio es el resultado cruel de la falta de amor. La mujer verdaderamente enamorada preferiría la muerte antes que el adulterio. El hombre que adultera no está enamorado.

EL AMOR ES TERRIBLEMENTE DIVINO. LA BENDITA DIOSA MADRE DEL MUNDO ES ESO QUE SE LLAMA AMOR.

Con el fuego terrible del AMOR podemos transformarnos en dioses para penetrar llenos de majestad en el ANFITEATRO DE LA CIENCIA CÓSMICA.

Samael Aun Weor. Matrimonio Perfecto

Respuesta de los libros del V.M. Samael Aun Weor.

“Ha llegado la hora de comprender que el Eterno Femenino es el poder más grandioso de este Universo; ha llegado la hora de entender el ESTADO DE RECEPTIVIDAD TRASCENDENTE y trascendental que posee la mujer: Esa INTUICIÓN, esa capacidad que tiene para percibir directamente y por sí misma (y sin tantas teorías), la Verdad”. Samael Aun Weor

“Quiero que ustedes hagan Conciencia de lo que es ese verso vívido, de lo que es esa melodía inefable del principio Femenino Eterno. Resulta demasiado compasiva la Gran Madre cuando nos brinda ese verso sin merecerlo, después que hemos sido perversos, que nos hemos arrastrado por el lodo de la tierra de existencia en existencia. Morimos y luego retornamos para ser mecidos en una cuna sin merecerlo, para ser amados por alguien que sólo ve en nosotros una esperanza; para ser conducidos por esa que es todo amor.” Samael Aun Weor

“En el Asia jamás se levantaron monumentos a los grandes héroes, ni a un Gengis Kan con sus cruentas batallas, sino a la mujer. Y es que los asiáticos comprendieron que sólo mediante la fuerza maravillosa del Amor podemos transformarnos radicalmente”. “La maternidad, el Amor, la mujer: he ahí algo grandioso que resuena en el coral del espacio, en forma siempre perenne; la mujer es el pensamiento más bello del Creador hecho carne sangre y vida”.

Anuncios

La Religión según Lucifer

LA RELIGIÓN
La explicación de Lucifer :
—Ahora voy a darte unas explicaciones que te servirán de mucho sobre la mentalidad de los desdichados seres humanos y la causa su involución gradual — es decir sobre las singulares “Religiones “, que han existido allá en el Planeta Tierra en todos los tiempos, y cuya acción y efectos sobre los seres humanos han sido designados por ellos, en su conjunto, con el nombre de “espíritu religioso”.
El factor realmente “maléfico de la Religión “, maléfico en el sentido objetivo de la palabra, que acarrea poco a poco la disminución automática de su psiquismo, apareció en ese planeta tierra a partir del momento en que comenzaron a cristalizarse en ellos diversas consecuencias de las propiedades de ese maldito Kundalini; después de lo cual, pasando por formas exteriores variadas, se transmitió de generación en generación.
Ahora bien, esas cristalizaciones favorecieron la aparición, en la presencia de algunos seres humanos , de los primeros gérmenes de las ideas religiosas que engendraron en ellos una tendencia a servir a sus propósitos egoístas inventando religiones, para sembrar la inquietud entre sus semejantes, diversas ficciones, entre ellas toda suerte de fantásticas “enseñanzas religiosas”, como dicen ellos. Y cuando los demás comenzaron a creer en esas fantásticas “enseñanzas religiosas”, perdiendo así poco a poco su “sano pensar”, aparecieron de allí en adelante, en el proceso de existencia ordinaria de esos extraños seres humanos con esos cerebros tri-cerebrales, esto es con un cerebro mecánico , otro emocional y otro intelectual , numerosas “religiones”, sin nada en común entre ellas, hay que decir para aclarar que este cerebro humano dividido en tres, está en armonía, la parte emocional por ejemplo no encaja con la parte intelectual del cerebro, y la parte motriz no armoniza nunca con las oras dos, y así es un caos constante en estos cerebros terrícolas .
A pesar de que esas numerosas “religiones” no tienen absolutamente nada en común unas con otras. todas están basadas en las enseñanzas religiosas que se fundan a su vez en esa funesta idea —en el sentido objetivo— que ellos mismos designan con la expresión “Bien y Mal”. Esta idea, que realmente fue uno de los primeros factores de “daño” en su psiquismo, que ha desencadenado graves acontecimientos entre los bienaventurados “cuerpos supremos”, o como dicen allá, las “almas”, que habitan en el planeta hacia el cual desandemos en este momento, con nuestra nave inter-dimensional .
Es indispensable, en mi opinión, que te cuente la historia de todo lo que ha pasado no hace mucho tiempo en ese Planeta Tierra, primero porque esos sucesos tienen un carácter cósmico y están ligados a la individualidad de cada Individuo responsable, constituido de manera relativamente independiente, luego porque ciertos descendientes de nuestro “árbol genealógico” han sido las causas involuntarias de ello.
Pero te contaré esa historia de último. Para ello tengo muy buenas razones, relativas al desarrollo de tu pensar como Ser , añadió Lucifer.
Mientras tanto, has de saber que allá, en el planeta Tierra que te interesa, han existido siempre y existen todavía toda clase de “doctrinas religiosas” sobre las cuales se han erigido sus numerosas “religiones”, y que esas doctrinas aparecen ordinariamente de la manera siguiente:
Te dije ya que debido a la imprevisión de algunos Muy Altos Individuos sagrados, las consecuencias de las propiedades del maligno Kundalini que ellos inventaron y luego suprimieron, se cristalizaron en la presencia general de esos desdichados, de modo que se les hizo casi imposible perfeccionarse hasta el grado de Ser conveniente seres humanos reales . Desde entonces, Nuestro Todo Misericordioso Padre Común “El Gran Arquitecto de este Universo” condescendió en ordenar a esos mismos individuos sagrados realizar más a menudo, en la presencia de ciertos seres terrestres, el germen de un individuo sagrado, con el fin de que, habiendo consumado su formación como ser responsable, y habiendo adquirido el grado de Razón correspondiente a las condiciones ya fijadas en el proceso general de existencia de los seres de ese planeta, pudiera tomar conciencia de la realidad e indicar a sus semejantes cómo debían ellos, con su razón, dirigir el funcionamiento de sus diferentes partes espiritualizadas para descristalizar las consecuencias de las propiedades del maligno Kundalini, y llegar a destruir en ellos la predisposición a toda nueva cristalización similar.
Ahora bien, hijo mío, después de la muerte de esos seres terrícolas sagrados maestros de la humanidad en cuya presencia ha sido realizado el germen de un individuo sagrado —como dicen allá, después de su muerte— sus contemporáneos, para conservar en la memoria todos sus consejos y explicaciones y transmitirlos a los seres de las generaciones siguientes, los reúnen en un todo, y ese “conjunto de indicaciones” es lo que sirve generalmente de base a todas las enseñanzas religiosas de allá.
La extrañeza del psiquismo de tus favoritos respecto a esa clase de enseñanzas religiosas se manifiesta en que, desde el comienzo, toman al pie de la letra todo lo que les han dicho y explicado esos auténticos Maestros sagrados realizados desde Lo Alto, y jamás toman en cuenta las circunstancias y ocasiones en las que tal o cual verdad les fue dicha o explicada.
Por otra parte, en el curso de su transmisión a las generaciones siguientes, esas enseñanzas religiosas, cuyo sentido ha sido alterado desde el comienzo, suscitan dos comportamientos ya habituales en esos extraños seres terrícolas. El primero consiste, para los seres que pertenecen a la clase dirigente de la época, en adueñarse en seguida de esas enseñanzas religiosas para aplicarles la nefasta “pregunta” que, en ese desafortunado planeta se formula así: “¿La Religión para el Estado o el Estado para la Religión?”; después de lo cual ponen en práctica todas sus artimañas para hacer malabarismos con los hechos a fin de justificar sus propósitos egoístas. El segundo se encuentra en algunos seres ordinarios de allá, que, por culpa de sus “productores”, han adquirido en su presencia, desde su concepción, y luego durante su preparación para la edad responsable, las propiedades llamadas “psicopatía” y “parasitismo” —que les privan para siempre de los datos que favorecen la manifestación de todo deber esencial , sea cual sea— y se convierten, por así decir, en “autoridades” en cuanto a los más mínimos detalles de esas enseñanzas religiosas, luego se encarnizan, “como buitres sobre los restos de un chacal”, en ese conjunto de consejos e indicaciones dados por auténticos Maestros sagrados de la Humanidad, intencionalmente realizados desde Lo Alto.
En resumen, como resultado de esos dos factores, vueltos habituales a tus favoritos —las propiedades religiosas de los seres de la clase dirigente y la psicopatía religiosa de ciertos seres ordinarios— ellos siempre acaban, desde la aparición de una religión, sea cual sea la doctrina en que se funda, por dividirse en sus famosas “sectas”, que a su vez se dividen en otras sectas. Como consecuencia, en todas las épocas, ocurre lo mismo con las religiones que con los innumerables idiomas en ese relativamente pequeño planeta, ese “Monstruo -de-mil-cabezas y lenguas” según la expresión de nuestro estimado Mula Nasrudin , que habría definido el presente fenómeno así: “una cascada de temblores temblorosos”.
En el curso de mis observaciones sobre el proceso de existencia de esos originales seres humanos con un cerebro dividido en tres , vi muchas veces realizarse, en la presencia de algunos de ellos, el germen de esos Maestros sagrados, y en cada caso —con la sola excepción del Muy Santo Shamash de la antigua Mesopotamia y de todo lo que se refiere a sus Santos Trabajos en la antigua Babilonia — tan pronto habían sufrido ellos el proceso de muerte sagrada, después de haber cumplido la misión que les había sido impuesta desde Lo Alto, aparecía siempre allá una enseñanza religiosa de ese tipo. Es decir que esos extraños seres terrestres comenzaban por reunir de cualquier manera en un solo todo los consejos y explicaciones detallados de esos Maestros sagrados intencionalmente realizados desde Lo Alto, con el fin de conservar en la memoria y de transmitirlos a las generaciones siguientes, luego caía ese conjunto de indicaciones en manos de las dos clases de seres de las que te hablé, quienes se ponían en seguida a “despedazarlo”; después de lo cual, al dividirse en sus famosas sectas, elaboraban por sí mismos nuevas doctrinas fantásticas, lo que siempre tenía por efecto de hacer surgir tantas religiones como matices hay en el arco iris, y volver a darle impulso a su “vieja monserga”.
Así es como, durante los últimos siglos, tus favoritos seres humanos han visto aparecer, en el proceso general de su existencia planetaria. varios centenares de esas enseñanzas religiosas independientes, y cada una de ellas se basaba en los vestigios de ese conjunto de indicaciones y consejos que les habían sido dados por esos Muy Santos Maestros intencionalmente realizados desde Lo Alto.
Sobre esos vestigios en que se inspiraron tan extrañamente en los últimos tiempos —ingeniándoselas con su corta razón para tomarles prestadas unas ideas con que inventar una tras otra nuevas doctrinas religiosas— fundaron ellos, entre otras, cinco religiones que han subsistido hasta hoy día con los nombres de:
1. Budismo
2. Judaísmo
3. Cristianismo
4. Islamismo
5. Lamaísmo (Budismo)
De la primera, la religión budista, ya te hablé una vez. La segunda, la religión judía, ha sido supuestamente edificada sobre la enseñanza de San Moisés, uno de los auténticos maestros sagrados que fue intencionalmente realizado desde Lo Alto.
Ese Maestro sagrado se manifestó allá en el cuerpo planetario de un niño de sexo masculino que nació en Egipto poco después de mi cuarta estada en tu planeta.
Moisés hizo muchísimo por ellos, y les dejó, para la existencia ordinaria, muchas indicaciones conformes tan precisas que si ellos las hubieran seguido y aplicado en forma más o menos normal, habrían logrado efectivamente descristalizar todas las consecuencias de las propiedades de ese funesto Kundalini , y destruir la predisposición de esas consecuencias a nuevas cristalizaciones.
Mas para la aflicción de todos los seres de Nuestro Gran Universo, cualquiera que fuera su grado de Razón, mezclaron poco a poco con todos los consejos e indicaciones de ese “amante de lo normal”. Moisés, tal cantidad de “especias” de todas clases que su santo autor mismo, a pesar de todo su deseo, no habría podido reconocer en ese popurrí nada que viniera de él.
Ya los descendientes inmediatos de los contemporáneos de Moisés habían considerado que era provechoso, probablemente para servir sus propósitos particulares, insertar en su enseñanza casi todo el contenido de esa doctrina fantástica de la que te hablé, recuerdas a propósito de los seres humanos del segundo grupo del continente de Asia, y que el sabio emperador Koniutsión, convertido más tarde en santo, había inventado para liberar a sus súbditos de la perniciosa costumbre de mascar la semilla de la amapola.
Después de Moisés les fue enviado desde Lo Alto otro Maestro sagrado, que estableció las bases de la religión que tus favoritos contemporáneos llaman “cristianismo”.
Ese Maestro sagrado, que recibió allá el nombre de Jesucristo, se manifestó en el cuerpo planetario de un joven muchacho perteneciente al pueblo que Moisés, por una orden de Lo Alto, había escogido entre los seres habitantes del país de Egipto, para conducirlo al continente de Asia, hasta la “Tierra de Canaán”.
Después de Jesús aparecieron, siempre en el continente de Asia, dos maestros sagrados, sobre cuya enseñanza los seres de allá edificaron dos de las religiones enumeradas que existen todavía hoy.
El primero, Mahoma, apareció entre los “Arabes”. El otro. El Lama, entre los seres que pueblan el país llamado “Tibet”.
En nuestros días, la primera de las cinco enseñanzas religiosas que he citado, el budismo, está principalmente difundida entre los seres de los cuales unos habitan la “India” —la antigua “India”— y otros, los países llamados “China” y “Japón”.
Los adeptos de la segunda doctrina religiosa, la doctrina judía, están diseminados hoy en día por todo el planeta.
No estará demás indicar aquí la razón por la cual dos adeptos de esa doctrina de Moisés se han diseminado por todo el planeta, pues esa explicación te hará comprender mejor una original propiedad del nefasto Kundalini , aquella que suscita el sentimiento llamado “envidia”. También comprenderás por eso de qué manera cada propiedad de ese órgano, por pequeña que sea, puede dar origen a muy graves consecuencias.
El hecho es que los seres que profesaban la doctrina de Moisés se habían organizado muy bien en esa época en su comunidad; por consiguiente esa propiedad con el nombre de “envidia” empezó a cristalizarse con respecto a ellos en el psiquismo de los seres de todas las demás comunidades de ese tiempo.
Y esa extraña propiedad se cristalizó tan fuertemente en ellos, que muchos siglos más tarde, pese a que esa comunidad judía había cesado de ser poderosa y organizada, y hasta se había extinguido, sufriendo así la suerte reservada allá a toda comunidad poderosa, no solamente no cambiaron las relaciones de los seres de las demás comunidades con los descendientes de los Hebreos, sino que en la mayoría de ellos ese sentimiento de “envidia” se hizo hasta orgánico.
La tercera religión, edificada sobre la enseñanza de Jesucristo, se difundió en seguida tan ampliamente, en su forma original, que casi la tercera parte de los seres de ese planeta se convirtieron en sus adeptos.
Pero más tarde, se pusieron, ellos también, a maltratar esa “enseñanza religiosa”, fundada en el “Amor resplandeciente”, y la convirtieron en algo igualmente “resplandeciente”, pero esta vez, como lo dice nuestro querido maestro Nasrudin , en una “maravillosa resplandeciente mierda “.
Además resultó que los adeptos de esa realmente gran enseñanza religiosa se dividieron en varias sectas, debido a detalles exteriores de importancia mínima, y dejaron de llamarse simplemente “Cristianos”, como los primeros adeptos de esa doctrina, para adquirir los nombres de “Ortodoxos”, “Católicos “, ” Protestantes “, “Evangelistas” y otros sobrenombres.
Y comenzaron, siempre por las mismas razones egoístas y políticas, a mezclar a las verdades y a las certidumbres de dicha doctrina fragmentos de otras “doctrinas religiosas” ya existentes allí —fragmentos que no sólo no tenían nada en común con la enseñanza de Cristo, sino que hasta contradecían a veces de manera flagrante las verdades que había revelado el Divino Maestro.
Mezclaron primero en esa enseñanza numerosos elementos, ya bastante desnaturalizados en esa época, de la doctrina de Moisés. Mucho más tarde, durante el período que los seres actuales de allá llaman la “Edad Media”, aquellos llamados “Padres de la Iglesia” incluyeron en esa religión cristiana casi la totalidad de la fantástica doctrina otrora inventada en la ciudad de Babilonia, como ya te lo dije, por los seres sabios del partido de los dualistas.
Y muy probablemente es por las necesidades de su “pequeño comercio” y el de sus asistentes, que los “Padres de la Iglesia” de la Edad Media efectuaron esa mezcolanza sirviéndose de los famosos “Paraíso” e “Infierno” que contenía esa doctrina.
Así que, en lugar de la enseñanza del Divino Maestro Jesucristo, que ponía en evidencia la fuerza de Amor y la Misericordia infinita de Nuestro Creador que sufre por los seres, existe allá ahora una enseñanza según la cual Nuestro Creador perseguiría a las almas de sus fieles.
—Les Llaman “Padres de la Iglesia” a unos seres que llegan por profesión a ser los altos funcionarios de una “doctrina religiosa”.
A propósito, debes saber que la enseñanza de Jesucristo se conservó intacta en un pequeño grupo de seres terrestres y, pasando de generación en generación, se ha mantenido hasta hoy en su forma original. Ese pequeño grupo de seres terrestres lleva el nombre de “cofradía de Esenios”. Los seres de esa cofradía lograron primero hacer pasar la enseñanza de ese Divino Maestro a su propia existencia, luego la transmitieron a las generaciones siguientes como un excelente medio de liberarse de las consecuencias de las propiedades del Kundalini o aparato formatorio .
En cuanto a la cuarta gran religión existente hoy día allá, que, varios siglos después de la religión cristiana, se edificó sobre la enseñanza de ” Mahoma”, se difundió ampliamente y tal vez se habría convertido para ellos todos en un “foco de esperanza y de conciliación” si esos extraños seres humanos no hubiesen hecho, también esta vez, una de sus “intrigas”.
Por una parte, sus adeptos mezclaron en ella ciertos fragmentos de las teorías fantásticas de los dualistas babilónicos; por otra parte los “Padres de la Iglesia” de esa religión, llamados esta vez “jeques musulmanes”, idearon introducir en ella la idea de todos esos bienes que existen supuestamente en el famoso Paraíso del “otro mundo” —idea que por cierto jamás le habría venido a la mente del gobernador principal del Purgatorio, ni aun hubiera soñado intencionalmente con eso.
Aunque los adeptos de esa religión se han dividido, también ellos, desde el comienzo en diversas “sectas” y “subsectas” —que subsisten aun hoy en día— todos están vinculados sin embargo a una u otra de las dos “corrientes” independientes, que se formaron desde su aparición.
Esas dos corrientes de la religión musulmana se llaman allá la “corriente sunita” y la “corriente shiíta”.
Es interesante notar que el odio psíquico de unos por otros que alimentan los seres pertenecientes a esas dos “corrientes” de una sola y misma religión está convirtiéndose definitivamente, debido a sus frecuentes conflictos, en odio orgánico.
Durante los últimos siglos, ciertas comunidades europeas han favorecido mucho, por sus maniobras, la singular metamorfosis de esa extraña función.
Y ellas continúan recurriendo a provocaciones a fin de que entre los adeptos de esas dos corrientes independientes de una sola y misma religión crezca la animosidad, y que ninguna unificación pueda realizarse entre ellos; pues si esto se produjera, el fin de esas comunidades europeas llegaría en seguida.
En efecto, los adeptos de esa doctrina musulmana representan casi la mitad de los seres humanos; pero mientras exista el odio entre los adeptos de esa religión, no constituirán amenaza seria alguna “de destrucción mutua” para las comunidades europeas.
Por eso los detentadores de poder de algunas comunidades de la “última hornada”, accidentalmente aparecidas, siempre se frotan las manos y se regocijan mientras saltan las chispas de animosidad entre esos Sunitas y esos Shiítas, pues de ello esperan una larga y segura existencia para sus comunidades.
En cuanto a la quinta doctrina, la del Lama, ese Maestro sagrado, que fue, también él, un verdadero Enviado de Nuestra Eternidad, se difundió solamente entre los seres humanos de allá que, debido a su situación geográfica, no tuvieron casi ocasión de encontrarse con los demás seres de ese desafortunado planeta, lo que los mantuvo a salvo de las condiciones anormalmente establecidas de existencia ordinaria.
Sin embargo, una parte de esa doctrina, no tardó a su vez en ser modificada y aun destruida por sus adeptos; la otra parte entró más o menos en la existencia de ese pequeño grupo de seres, para ejercer allí la acción que de ella se esperaba. Así pues, entre los Muy Altos maestros sagrados, creció la esperanza de ver esa enseñanza, debida a la labor sagrada del Lama, realizar un día aquello que, en el Megalocosmos, ya se ha convertido en una necesidad para toda cosa existente.
Pero tus favoritos no lo permitieron, y sin pensar más, dieron, con su “paseo militar” o “guerra chino -tibetana”, un garrotazo a esa posibilidad.
Poco más tarde te hablaré de ese “paseo militar”. Y te hablaré de ello por la sencilla razón de que por casualidad fui testigo de todos esos tristes sucesos de allá.
Pero antes debo relatarte como se quiere hoy “hundir” definitivamente en tu planeta —por supuesto con la ayuda del “General Torcido”— hasta los vestigios de esas dos religiones, existentes todavía hoy y que, aun habiéndose vuelto irreconocibles, sin embargo han acertado en el curso de los últimos siglos a darle a su existencia ordinaria, tan increíblemente desarreglada, cierta semejanza, aunque muy lejana, con la de los seres en general —y hasta hacerla medio soportable desde un punto de vista objetivo, al menos para algunos de ellos.
Lo repito, aun cuando esas dos grandes religiones hayan sido edificadas “a tontas y a locas” sobre la enseñanza de dos verdaderos Enviados de Nuestra Eternidad, Jesús y Mahoma, y que los seres de los siglos pasados hayan maltratado esas dos doctrinas “como el Ruso Sidor maltrataba sus cabras”, sin embargo no es sino gracias a ellas que hasta estos últimos tiempos algunos de ellos han creído en algo, y han abrigado esperanzas en algo, haciendo así más o menos soportable su existencia afligente.
Pero los archi-extraños seres actuales de allá se han encargado de borrar definitivamente esos últimos rastros de la faz de su planeta.
Aunque el proceso de destrucción definitiva de esas dos grandes religiones —proceso debido a la extrañeza de su psiquismo— haya comenzado después de mi salida de su sistema solar, sin embargo gracias a un eterograma relativo a los seres de ese original planeta, recibido justo antes de nuestro vuelo desde el planeta Karataz, comprendo ahora lo que sucede allá, y puedo decir desde este momento con toda seguridad que en el futuro no las maltratarán ya, puesto que están pura y simplemente ocupados en destruir hasta sus escombros.
Para comprenderlo bien, debes saber que no hace mucho tiempo todas las comunidades situadas en el continente de Europa —y cuyos seres constituyen la mayor parte de los adeptos de esa religión— sostuvieron grandes guerras contra los adeptos de otras religiones para liberar a esa ciudad de Jerusalén; a esas guerras las llamaron “cruzadas”.
Emprendieron esas “guerras” o “cruzadas”, con el único fin de que esa ciudad de “Jerusalén”, en la que existió, sufrió y murió el Divino Maestro, Jesucristo, se volviera exclusivamente cristiana; y durante esas cruzadas, casi la mitad de los seres de sexo masculina de ese continente fue totalmente aniquilada.- Gurdjieff

El conocimiento

El conocimiento es indirecto; el saber es directo. El conocimiento se obtiene a través de multitud de medios; no se puede confiar en él. El saber es inmediato, sin utilizar ningún medio. Solamente se puede confiar en el saber. Se ha de recordar esta distinción. El conocimiento es como un mensajero que viene y te dice algo. El mensajero puede que haya mal interpretado el mensaje, puede que haya añadido al mensaje algo de su propia cosecha, puede que haya eliminado algo del mensaje, puede que se haya olvidado de parte del mensaje, puede haberle añadido su propia interpretación, o puede que el mensajero sea simplemente astuto y falso. Y has de confiar en el mensajero. No tienes forma de aproximarte directamente al mensaje. Eso es conocimiento.
No se puede confiar en el conocimiento. Y en el conocimiento no se encuentra implicado un solo mensajero; lo están cuatro. El hombre se encuentra encerrado, prisionero, tras muchas puertas.
En primer lugar, el conocimiento alcanza los sentidos; luego los sentidos lo transportan a través del sistema nervioso, luego alcanza el cerebro y entonces el cerebro lo entrega a la mente y luego la mente te lo entrega a ti, a la consciencia. Es un enorme proceso y careces de un acercamiento directo a la fuente de conocimiento….
Maestre Cattus Jinx

Origen de la gnosis y significado

La gnosis tuvo su origen en épocas muy remotas, pero en los actuales momentos en que vivimos se ha acrecentado la necesidad urgente de expandir los conocimientos gnósticos a toda la faz de la tierra. debido a la crisis que vive la raza humana y la descomposición social que cada día toma mayor auge, esta humanidad desconoce en un gran porcentaje estos conocimientos tan valiosos para el individuo ya que el mismo a través de la comprobación individual despertando su conciencia dormida y por voluntad propia este dispuesto a la autorrealización ,como un ser cristico (intimo), dichos conocimientos están al alcance de todos sin distinción de razas ni clases sociales, sin ningún tipo de estudios que este tenga, el único requisito que se necesita para entrar en estos estudios es la voluntad verdadera del interesado. Es como una guía en el camino la comprobación se realiza en forma individual. Es decir cada quien responderá por sus propios actos, y a través del esfuerzo que este realice obtendrá los conocimientos, sabiduría, absolutamente develada y de fuentes completamente fidedignas.

Significa: que con estos conocimientos adquiridos se obtendrá la individualidad sagrada que traerá grandes cambios positivos en el mismo individuo, mediante la cual se beneficiara el y las personas que estén a su alrededor ya que el mismo se convertiría en un ser de luz o futuro avatar de la humanidad, mostrándose en todas las circunstancia de la vida los dones como por ejemplo: amor, serenidad, paz, sabiduría, etc., provenientes de nuestro creador (dios), y el propósito que el mismo persigue en cada uno de nosotros.

Enedina Muñoz. Venezuela.

¿Que es Gnosis?

Toda teoría es gris, y sólo es verde el árbol de dorados frutos que es la vida. Goethe.

Gnosis significa conocimiento, sabiduría.

La Gnosis es el conocimiento de una sabiduría trascendental y transformativa que enseña a la humanidad a ver, oír y palpar todas las cosas que hasta el momento se señalaban como grandes misterios y enigmas. La gnosis es una verdadera escuela científica de iniciación en la vida, que persigue una transformación del ser humano, pretende que cada hombre cambie desde sus principios básicos y costumbres, que se convierta en verdadero hombre.

La gnosis en sí pretende que cada hombre tenga un espíritu vasto y lúcido que intente establecer un nuevo orden racional científico en las costumbres generales del Vivir, inspirándose en las leyes inmutables de la naturaleza. El conocimiento de la ciencia gnóstica abarca los cuatro pilares del saber humano: Ciencia, Arte, Filosofía y Mística.

La gnosis con un estilo de vida, como una filosofía mística se fundamenta sobre una concepción racional y científica del universo. El gnosticismo aparece en épocas de crisis, de perturbación social y espiritual, como una corriente ideológica importante para que el ser humano alcance una transformación física, psíquica, social y espiritual, que le permita conocerse a sí mismo, conocer sus propios defectos y errores, que lo conducen prematuramente a la vejez, a la tumba, a la desintegración.

Esta sabiduría la encontramos en los Misterios de Mitra, de Eleusis, en el Hermetismo, en los Misterios de Dionisio, de Hécate, de la Gran Madre, de Serapis, de Cibeles, de Isis, también en el Orfismo y el Pitagorismo, en los libros egipcios y tibetanos… Cuando el hombre comienza a observarse detenidamente a sí mismo, desde el ángulo de que no es UNO sino muchos, obviamente ha iniciado el trabajo serio sobre su naturaleza interior.

La gnosis da la metodología y enseña el “modus operandi” mediante el cual puede uno ser asistido por fuerzas superiores a la mente. En la antigüedad se decía: “Hombre, conócete a ti mismo y conocerás el universo”, que se formula con la síntesis de todas las teorías, es el conocimiento superior. Es claro que en esto suelen haber hoy raras excepciones que tenemos que buscar con la linterna de Diógenes; esos casos raros están representados por los hombres verdaderos: Buda, Jesús, Hermes, Quetzacoatl, etc.

El Despertar del Hombre. Samael Aun Weor

Como quiera que los estudios Gnósticos han progresado extraordinariamente en estos últimos tiempos, ninguna persona culta caería hoy como antaño, en el error simplista de hacer surgir las corrientes Gnósticas de alguna exclusiva latitud espiritual.

Si bien es cierto que debemos tener en cuenta en cualquier sistema Gnóstico sus elementos Helenísticos orientales, incluyendo Persia, Mesopotamia, Siria, India, Palestina, Egipto, etc., nunca deberíamos ignorar los principios Gnósticos perceptibles en los sublimes cultos religiosos de los Nahuas, Toltecas, Aztecas, Zapotecas, Mayas, Chibchas, Incas, Quechuas, etc., etc., etc., de Indo-América. Hablando muy francamente y sin ambages diremos: “La Gnosis es un funcionalismo muy natural de la conciencia: una “Philosophia Perennis et Universalis”. Incuestionablemente, Gnosis es el conocimiento iluminado de los Misterios Divinos reservados a una elite.

Doctrina Secreta de Anahuac. Samael Aun Weor